Shōgun de FX es el primer programa imperdible del año

En 1600, el escenario de la adaptación de FX de la epopeya histórica de James Clavell. Shōgun, Japón estaba prácticamente cerrado a la mayoría de las naciones occidentales. La llegada del desaliñado inglés John Blackthorne (Cosmo Jarvis), en todo su sucio esplendor, califica como una evento del más alto grado; Blackthorne es un «bárbaro» que altera el ya delicado equilibrio de las intrigas que se desarrollan en Osaka, sin mencionar su barco lleno de armas y cañones. Pero en sus dos primeros episodios, Shōgun lleva este escenario más allá, recordándonos con una sola escena que este es un lugar con el que podemos estar familiarizados, pero no un lugar que ninguno de nosotros conozca realmente. En sólo siete minutos, Shōgun expande el mundo entero.

[Ed. note: The rest of this post will be discussing Shōgun episode 1 and 2 plot elements in detail. Join us!]

Todo sucede cuando Blackthorne es llevado ante Lord Yoshii Toranaga (Hiroyuki Sanada) por segunda vez. Lo que comienza como una petición bastante sencilla a Blackthorne (dibujar el mundo tal como él lo conoce para el joven y curioso heredero al trono) rápidamente se vuelve impactante. Como lo afirma muy claramente Blackthorne, los “aliados” portugueses de Japón (uno de los pocos grupos occidentales a los que se permitía entrar en el país en ese momento) tienen una base secreta en Macao, desde donde han estado contrabandeando armas al país y posiblemente ayudando al levantamiento contra los ex gobernante. Es más, Portugal se ha repartido arrogantemente el mundo en concierto con los españoles, permitiendo que cada uno reclame lo que esté dentro de su mitad de las fronteras falsas (con Japón considerado propiedad de los portugueses).

El punto clave está en la información, como lo demuestran los murmullos que reverberan entre la multitud. Pero nada de lo que dice Blackthorne va directamente a Toranaga, lo que añade capas adicionales a la conversación. Se está filtrando primero a través del trabajo de traducción de Lady Mariko Toda (Anna Sawai), quien es cristiana, una ex alumna cercana de un sacerdote portugués y que se resiste a que Blackthorne sea un intruso. Toranaga pide aclarar si el Anjin (que en japonés significa “piloto”) realmente dijo “pertenece” al hablar de cómo portugueses y españoles se dividieron el mundo; Mariko se aprieta cuando Blackthorne jura por Dios que es verdad. Es una escena que superpone con confianza intereses y perspectivas contrapuestas, lo que contribuye al bien, rico narración de historias. Hay una enorme complejidad, incluso solo en los lados definidos en estos dos primeros episodios. Hay un consejo de regentes, y algunos protestantes, y los católicos, y aquellos que han jurado fidelidad, y aquellos que lo romperían por un precio.

Toranaga (Hiroyuki Sanada) se sienta escuchando mientras Mariko (Anna Sawai) escucha a su lado.

Foto: Katie Yu/FX

La escena es un drama televisivo fantástico, con su laberinto de personajes, cada uno con sus propias motivaciones y planes, todos convergiendo en este jardín por un momento. También es una construcción de mundos narrativos de primer nivel: Shōgun aborda su versión de Japón casi como un programa de fantasía abordaría su mundo único. No lo hace para diferenciar a Japón, sino para acercar a una audiencia quizás desconocida a un lugar y tiempo complicados, y para ayudarnos a nosotros, como espectadores, a sentirnos inmersos en la cultura de la época. Esta es una nación, un período que alguna vez fue real y siente notablemente real porque se vive en él. Si bien Blackthorne puede ser el protagonista inicial del programa, esta escena nos muestra lo importante que es que también podamos ver el mundo a través de los ojos de los personajes japoneses (algo que la novela original de Clavell nunca logró). ). Lo que quiere decir que el mundo de Shōgun, en estos dos primeros episodios, también se nos traduce, se filtra a través de lo que sabemos (de Japón y su historia, de la novela y de la miniserie misma) para convertirlo en algo real. Y es por eso que es crucial ver el camino Shōgun tiene claro quién es la historia en realidad centrándose en.

La escena en el patio gira en torno a Anjin y su mapa; es la manera perfecta de poner a todos al día y colapsar tantas fricciones en una narrativa clara y propulsora. Tenemos una idea de la astucia de Blackthorne; entendemos quién es y cómo planea moverse por el mundo. Pero a pesar de que aparentemente está allí para demostrarle esto al joven futuro señor, en realidad tiene una audiencia de una sola persona: Lord Toranaga.

Si bien, al principio del episodio, el compañero de prisión de Blackthorne dice que este mundo es demasiado extraño para comprenderlo, Blackthorne comprende el espíritu de Toranaga y, lo que es más importante, comprende que él es el verdadero poder aquí. es una magnitud Shōgun reconoce agudamente; El episodio comienza con una larga introducción a Toranaga como el consejero más confiable del ex gobernante, un guerrero y pensador formidable, y alguien que es sabio (y más sabio que) las intrigas que lo rodean. Es profundamente astuto e inteligente y, afortunadamente para Anjin, ya está en una longitud de onda similar a la de Blackthorne. La primera vez que se encuentran, delante del mapa, las traducciones (y los traductores) se alejan, dejando la cámara en primer plano y centrada en ambos. Sabemos que todavía se están traduciendo, pero el mensaje es claro: su vínculo no tiene obstáculos.

Toranaga (Hiroyuki Sanada) de pie y mirando algo

Foto: Katie Yu/FX

En un espectáculo donde se hace mucho a través de mediadores y gestos sutiles, la franqueza entre los dos importa mucho. Es por eso que el ritmo final un tanto tonto de “Servants of Two Masters” tiene sentido. Incluso si Blackthorne no puede entender literalmente la conspiración que Toranaga está desenvolviendo junto a él, inmediatamente comprende algo que reconoce y respeta: un compañero intrigante y un hombre ambicioso que constantemente busca el ángulo para burlar a sus enemigos. Shōgun Ya ha hecho su conexión más directa, con sólo tres palabras de Blackthorne: “A menos que gane”.

Toranaga, en respuesta, se mantiene firme y esboza simplemente una leve sonrisa, oculta casi como una mueca de satisfacción. La información que aprende en el patio, la magnitud contenida en un mapa tan toscamente dibujado, está contenida en el más mínimo truco de cómo podría salir de este lío político. En ese momento, el mundo de Toranaga encaja en su lugar. Este es la verdadera promesa de Shōgun – no un intruso inglés, sino el estratega japonés que está jugando a largo plazo y podría estar listo para hacer su gran movimiento. Para muchos de los que los rodean, podría parecer simplemente audacia disfrazada de confianza; pero… el juego reconoce el juego.

Los dos primeros episodios de Shōgun ahora están transmitiendo Hulu. Todos los martes aparecen nuevos episodios en Hulu.