Maxxxine no solo rinde homenaje a los thrillers de explotación, es uno

“Somos lo que pretendemos ser, por lo que debemos tener cuidado con lo que pretendemos ser”. ―Kurt Vonnegut, Noche de la madre

De Ti West Maxxxinala tercera película de la trilogía de terror que West comenzó con 2022 X y Perlapresenta una escena inicial en la que el escroto desnudo de un hombre se introduce gráficamente bajo un tacón de aguja y luego se aplasta bajo los pies. Es un plano en primer plano, manejado con efectos presumiblemente prácticos y una especificidad anatómica que provoca escalofríos. Obviamente, hay muchos gritos. Es el tipo de plano diseñado para hacer que el público se retuerza, se estremezca, cruce las piernas de manera protectora, y posiblemente también se ría, porque es grotescamente exagerado. Y es el tipo de momento que hace que los fanáticos reflexivos del género se pregunten exactamente dónde está el límite entre el homenaje a una película de explotación y la explotación pura y simple.

Maxxxina es una película llena de referencias, como X y Perla antes de eso. Las tres películas rinden homenaje a épocas anteriores del cine: Xambientada en 1979, es un retroceso visual y narrativo a los slashers de los años 70, particularmente La masacre de la motosierra de Tejas. Perlaambientada en 1918, está inspirada en los musicales clásicos de los años 50 y las películas de Disney. Maxxxina, Ambientada en 1985, toma muchas de sus señales visuales y narrativas de los thrillers de terror de los años 80, en particular de Brian De Palma. Cuerpo Dobleaunque los dramas de venganza impregnados de sexo como el de Abel Ferrara Sra. 45 También reciben sus vistos buenos.

Kevin Bacon, comprensiblemente preocupado, con el pelo y el rostro manchados de sangre, mira boquiabierto algo fuera de la pantalla en Maxxxine de Ti West.

Foto: Justin Lubin/A24

Pero donde X Está más interesado en los personajes y las filosofías de la fama, el sexo y la pornografía que en películas como La masacre en Texasy Perla No es una película musical ni familiar, no hay una distancia significativa entre Maxxxina y el tipo de películas sórdidas, babosas y violentas a las que hace referencia. (Aunque hay un mundo de diferencia entre esta y la de Alfred Hitchcock) Psicópataque West cita repetidamente en sus tomas y escenarios a lo largo de toda la trilogía). La película no resulta irónica, satírica ni un análisis o comentario reflexivo. Es la primera de las tres que realmente podría considerarse una nueva entrada en el género al que hace referencia.

Ese cambio no es un paso positivo. Maxxxina es más aguda, más pulida, más rápida y más directa que las otras dos películas de la serie, y ciertamente es entretenida, para aquellos que puedan soportar su gore deliberadamente desafiante y que rompe los límites. Pero esta vez, parece que West se ha convertido, como diría Kurt Vonnegut, en lo que antes solo pretendía ser. Eso no es solo una cuestión de taxonomía, irrelevante para todos, excepto para los quisquillosos y los bibliotecarios que intentan averiguar qué estante es el mejor. Maxxxina continúa. Termina afectando la historia de algunas maneras frustrantes.

Este capítulo de la historia nos encuentra X La superviviente Maxine Minx (Mia Goth, la protagonista de la trilogía) vive en Hollywood y trabaja en películas para adultos y en un club de striptease mientras hace audiciones para películas de estudio e intenta entrar en el mundo de la música. La directora Elizabeth Bender (Elizabeth Debicki, que parece más una Robert Palmer Girl que nunca) le da esa oportunidad, una directora iconoclasta cuyas películas de terror El puritano le ha valido una oportunidad de debutar en una película de mayor presupuesto. Puritano IIMaxine es elegida para el papel principal, pero su gran momento se ve amenazado por una serie de distracciones, algunas de las cuales podrían acabar con su vida y su carrera.

Maxine (Mia Goth) camina con paso firme por un estacionamiento de Hollywood afuera de un estudio de sonido de películas, con una fila de otros audicionistas alineados en sillas detrás de ella, en Maxxxine.

Foto: Dons Lens/A24

Hay un asesino en serie local en acción, apodado el Acechador Nocturno, que tiene como objetivo a mujeres jóvenes y atractivas como Maxine. El detective pauncular y viscoso John Labat (Kevin Bacon, devorando todo el paisaje a su alcance y haciéndolo parecer delicioso) está tratando de chantajearla en nombre de un cliente oculto, amenazándola con delatar a la policía de Texas como la única persona que sabe lo que sucedió durante los eventos de XPor más fría y serena que parezca Maxine, sufre de trastorno de estrés postraumático a raíz de esos acontecimientos y tiene recuerdos desgarradores. Y un par de policías de Los Ángeles (Bobby Cannavale y Michelle Monaghan) también la persiguen, sospechando que sabe algo sobre cómo dos de sus compañeros de trabajo terminaron torturados, marcados con pentáculos, asesinados y arrojados a un estanque local.

La trama de Night Stalker se inspiró en un conocido violador y asesino de la vida real, y los detalles de las víctimas de tortura abandonadas en público también hacen eco de uno de los crímenes más horribles y memorables de Los Ángeles, el asesinato de la Dalia Negra. Pero el tratamiento visual y narrativo de todos estos hilos es pura película de explotación. La historia ciertamente presenta una buena dosis de violencia ejercida sobre los hombres, desde ese momento de película de venganza por violación con el escroto perforado hasta un par de muertes memorablemente espantosas. Pero Maxxxina Dedica mucho más tiempo a las mujeres amenazadas, victimizadas y mercantilizadas, acosadas, observadas con lascivia y juzgadas por depredadores masculinos, atadas, torturadas y abandonadas desnudas en público.

Todo es material lo suficientemente familiar como para que se integre, sin importar cuán abrupta y agresivamente West corte entre sus primeros planos de cadáveres femeninos agonizantes. Lo que lo convierte en una historia es la respuesta de Maxine a vivir en este tipo de entorno crudo y sobresexualizado, y Maxxxina West la describe como una superviviente despiadada y feroz dispuesta a hacer cualquier cosa por la fama, pero luego le quita repetidamente su destino de las manos y se lo da a otras personas. Le da un toque de vulnerabilidad con esos flashbacks a sus traumas pasados, pero deja de lado esa parte de la narrativa una vez que ha sido útil para inyectar algunas sorpresas repentinas en la película.

Maxine (Mia Goth) está parada afuera de una tienda con un letrero de “películas para adultos” de color amarillo neón brillante y una cinta policial que dice “no cruzar la escena del crimen” colgada en una X a lo largo de la puerta en Maxxxine de Ti West.

Foto: Justin Lubin/A24

Sobre todo, Maxxxina Nunca llena realmente los espacios vacíos que harían de Maxine algo más que un punto focal para diferentes tipos de violencia escabrosa. No escapa de sus problemas a través de elecciones particularmente inteligentes o sorprendentes. Se enfrenta al depredador máximo de la película, pero de una manera que solo saca a la luz más información sobre él, no sobre ella. El clímax de la película la deja al margen. Y la preparación para ese clímax está llena de secuencias destinadas a sentirse geniales, atrevidas, horrorosas o emocionantes por sí mismas, pero sin la sensación de que sean parte de una evolución o progresión. A Maxine y a su alrededor le pasan cosas (cosas horrorosas, asquerosas, explotadoras), pero el guion parece estar más interesado en esas cosas que en ella.

X y Perla Ambas tienen sus defectos, pero también permiten que los personajes de Goth (Maxine en el primer caso, Pearl, la obsesiva buscadora de fama en el segundo) hablen extensamente sobre quiénes son y qué quieren. En ambos casos, esas secuencias son inquietantes, fascinantes y memorables. Y son parte de lo que vende esta trilogía, además de los memorables toques de violencia gráfica y el humor extraño y oscuro que impregna las tres películas. Maxxxina literalmente amordaza a Goth en un momento crucial para que West pueda centrarse más en el caos sangriento que en cualquier cosa que ella tenga que decir.

Y eso nos deja Maxxxina Sintiéndose desequilibrada en comparación con las otras dos películas, como si no se tratara tanto del personaje central como de cuánta sórdida grotesca puede acumular West en la pantalla. Está más enfocada en satisfacer el supuesto hambre de sexo, sangre y violación de su audiencia que en cumplir con cualquier arco argumental particular para la propia Maxine. Ese tipo de enfoque en la transgresión y la excitación definió las películas que West está canalizando esta vez. Pero hasta ahora, esta serie se ha sentido como si West estuviera haciendo un guiño a sus influencias, al mismo tiempo que cumple con sus propios objetivos discretos. Maxxxinaes más como si estuviera tratando de suplantarlos, sin poner nada nuevo sobre la mesa excepto mejores efectos y un mayor presupuesto.

Maxxxina Se estrena en cines el 5 de julio.