Drive-Away Dolls ofrece un divertido viaje lésbico por carretera y no mucho más

La filmografía de los hermanos Coen es trágicamente recta. Aclamadas por su amplitud estilística e ingenio, sus películas son ricas y están dispuestas a jugar con los roles de género de maneras que dan la bienvenida a lecturas queer: las travesuras excéntricas de El proxy Hudsucker y la coreografía de guiños detrás de los números de baile de Channing Tatum en ¡Alabad al cesar! se encuentran entre las muchas florituras lúdicas donde el espacio entre la peculiaridad y la intención es tan amplio como el espectador quiere que sea.

¿Pero historias directas para y sobre ellos y los gays? No es su fuerte. Pero en Muñecas para llevar, Ethan Coen se separa de su hermano para hacer de su primer largometraje en solitario un gran juego lésbico, tratando de acumular algunas décadas de tiempo perdido en una comedia escandalosa. No cohesiona del todo, pero seguro que es una fiesta.

Dirigida por Ethan Coen y coescrita por Coen y su esposa, Tricia Cooke, Muñecas para llevar es un proyecto apasionante de Cooke que lleva mucho tiempo gestando, una carta de amor a la (ahora menguante) escena de bares lésbicos de su juventud, ambientada al final del milenio. La película sigue a dos amigos, el imperturbable e implacable Jamie (Margaret Qualley) y la tensa Marian (Geraldine Viswanathan), en un viaje por carretera desde Filadelfia a Tallahassee, Florida, deteniéndose en lugares queer con nombres maravillosos a lo largo del camino. (Piense en “She Shed” o “The Butter Churn”.) Pero Jamie y Marian no se dan cuenta de que alquilaron un automóvil destinado a otra persona, que transportaba carga que alguien muy importante quiere.

Jamie y Marian agarran un maletín en un bar lleno de iluminación bisexual en una escena de Drive-Away Dolls

Foto: Wilson Webb/Título provisional/Focus Features

Esa última parte es la racha familiar que atraviesa Muñecas para llevar, la travesura criminal que aquellos familiarizados con el trabajo de los hermanos Coen podrían estar esperando. Pero en este caso, la travesura se esconde en algo que Cooke describe como “más basura” que las colaboraciones de Ethan con Joel. Otra buena forma de describirlo sería “más imprudente”. Hay un abandono emocionante Muñecas para llevar eso va en contra del control característico por el que los hermanos son conocidos. Los chistes son amplios, el sexo es lascivo, las transiciones de escena son locas y el metraje intersticial psicodélico entra y sale casi sin motivo alguno, hasta que el final revela un remate que el público tal vez no tenga idea de que le están preparando. para.

Todo este exceso es tremendamente divertido, y ver a queridos actores como Pedro Pascal, Bill Camp y Beanie Feldstein chocar con el viaje por carretera de Jamie y Marian es infinitamente encantador. En su conjunto, sin embargo, Muñecas para llevar se siente un poco ligero. La película no hace un gran uso de su ambientación de época; principalmente, el año (1999) es el combustible de la trama, y ​​la falta de teléfonos inteligentes sirve como una razón persistente y plausible para los malentendidos y las direcciones erróneas detrás de las travesuras de la película.

Muñecas para llevar Fácilmente podría haber sacado más provecho de su ambientación de época, aunque solo fuera para dar cuerpo a sus dos héroes. Qualley y Viswanathan están maravillosamente elegidos como Jamie y Marian, pero su dinámica es demasiado familiar: un amigo de espíritu libre quiere ayudar a un amigo remilgado a abrirse y tal vez ligar con una dama por primera vez en tres años. Además, ¿tal vez serían más felices juntos? ¡Es una broma! (A menos que…)

Marian agarra su bebida con ambas manos y mira nerviosamente una escena de bar lésbico de Drive-Away Dolls

Foto: Wilson Webb/Título provisional/Focus Features

Muñecas para llevar‘ Los ritmos gastados están respaldados por un estilo tremendo, un profundo cuidado puesto en la producción de la película y el diseño de vestuario. Toda esa atención a la época que no está completamente presente en el guión aparece en las imágenes. No hay mucha textura narrativa en las diversas escalas de Marian y Jamie; en particular, no hay mucho con lo que Jamie o Marian se conecten. Si bien la pareja tiene interacciones frecuentes y divertidas durante su viaje, las personas que conocen son más o menos personajes de dibujos animados que crean una broma.

Del mismo modo, no está particularmente claro cómo Jamie sabe siquiera los bares en los que quiere parar. Las oportunidades para Jamie y Marian de formar algún tipo de conexión con la gente de los lugares a los que van, de dejar que la película viva la realidad de cómo las personas queer encontraron una comunidad en la era anterior a las redes sociales, son escasas. Esta textura faltante hace que la película sea un cóctel azucarado con Pop Rocks en el borde, un sabor abrumador con un crujido posiblemente superfluo por el que es difícil enfadarse. Si buscas algo más profundo, empezarás a sentirte como el Jefe (Colman Domingo), el reparador del villano de la película (interpretado por alguien que es más divertido de descubrir por ti mismo), que está persiguiendo el maletín con el que Jamie y Marian terminaron sin saberlo. .

Colman Domingo como El Jefe y sus dos secuaces se encuentran en un garaje en una escena de Drive-Away Dolls.

Foto: Wilson Webb/Título provisional/Focus Features

Sin embargo, esta falta de sustancia molesta a Muñecas para llevarporque la película hace se cruzan con la realidad política de su época, arraigando a sus antagonistas en la política de “valores familiares” de principios de siglo y en cómo la existencia queer se etiqueta como vulgar. En visualizaciones repetidas, es posible que esta molestia se revele como un vacío, ya que la delgadez de sus personajes solo está destinada a facilitar las bromas, y los chistes no construyen mucho a sus personajes o el mundo que habitan.

Sin embargo, a Coen y Cooke no parece importarles mucho eso, ya que han creado una película en la que ser escandaloso, gay y escandalosamente gay es declaración suficiente. Este es probablemente el argumento más convincente de los cineastas a favor Muñecas para llevaruno se hizo textual cuando los créditos finales comenzaron a aparecer en la pantalla precedidos por el título original, menos educado, de la película: Diques de acceso directo.

Muñecas para llevar ya está en los cines.