Come True review: una película de terror de ciencia ficción centrada en una pesadilla universal

Como dice la ciencia ficción, Hacerse realidad está relativamente despojado y conectado a tierra. Tiene lugar en lugares familiares pero anodinos. No tiene estrellas ni efectos especiales que distraigan la atención. Su tecnología más salvaje es intencionadamente retro: equipos para estudiar el sueño que se alimentan de monitores cuadrados y de aspecto tosco. Pero el escritor, director y director de fotografía Anthony Scott Burns le da a su película un aura de otro mundo, como se ve a través de los ojos cansados ​​pero atentos de Sarah (Julia Sarah Stone).

Sarah es una adolescente con un corte de pelo elegante y decolorado y una postura decidida en su bicicleta mientras recorre su ciudad natal. Evita la residencia de su familia por razones no especificadas, duerme irregularmente en los patios de recreo y en el piso de sus amigos, apenas se las arregla con el café (de tres a seis tazas al día, estima en un momento) y las siestas en el baño en su escuela secundaria. Con una iluminación tenue y primeros planos de su estrella con un enfoque poco profundo, Burns hace que toda la acción diurna se sienta como si tuviera lugar minutos después del amanecer, mientras que cada escena nocturna se siente como si tuviera lugar a las 3 a. M. La película captura cómo el agotamiento puede afectar al conjunto. el mundo parece más oscuro.

Hacerse realidad es intencionalmente vaga sobre si la falta de cama de Sarah ha exacerbado un trastorno del sueño existente o simplemente ha complementado condiciones que ya no le favorecen el sueño. Se ofrecen algunos antecedentes cuando se inscribe en un estudio del sueño a largo plazo, pero nada demasiado personal, ya que lo mantiene ligero con su entrevistador y eventual cuidador Anita (Carlee Ryski). El estudio es más complicado de lo que Sarah esperaba inicialmente; se ve obligada a usar un traje retro-futurista con una complicada serie de conexiones por cable. Pero es mejor que tomar una siesta en un saco de dormir en un tobogán de juegos.

Una persona vista desde atrás frente a una pared de diminutos monitores azules en Come TrueFoto: IFC

Los arquitectos de este estudio del sueño no parecen darse cuenta o no les importa que hayan reclutado a una adolescente sin el consentimiento de los padres, posiblemente porque están demasiado ocupados ocultando su verdadero propósito. Siempre que Sarah hace una pregunta casual sobre el estudio, se encuentra con respuestas cautelosas, incluso cuando parece que una simple mentira funcionaría. Eventualmente, Burns se aleja del punto de vista de Sarah para revelar que los científicos han descubierto cómo «leer» las ondas cerebrales y observar los sueños de las personas (a través de imágenes borrosas de apariencia analógica, de todos modos). Están usando esta tecnología para estudiar las pesadillas, que para Sarah no escasean.

Aún así, la idea tiene una efectividad escalofriante. Esencialmente, es una pesadilla en la calle Elm con una sensación de puro terror en lugar de una figura alegremente malvada de Freddy Krueger. Burns comprende los sentimientos vívidos y húmedos de un mal sueño, incluso si las imágenes en sí son bastante rutinarias. También tiene un hábil navegante de esos malos sentimientos en Stone, que hace que la opacidad de Sarah sea empática y convincente. En una escena, un tipo un poco mayor llamado Jeremy (Landon Liboiron) le recomienda una novela de Philip K. Dick en una librería; Stone hace un trabajo magistral al transmitir sutilmente lo incómoda que esto la hace, sin depender nunca del diálogo para presionar el tema. En el papel, Jeremy mantiene una conversación informal y educada. En realidad, nos muestra Stone, la está haciendo querer salir arrastrándose de su piel.

Los instintos de Sarah están en lo cierto; aunque él no se da cuenta de inmediato, ella conoce a Jeremy de su estudio del sueño nocturno y lo confronta al respecto. Aunque quiere abandonar los estudios, ya lo ha hecho su compañero de estudio, se queda cuando se da cuenta de que él puede proporcionarle información crucial que los demás están ocultando. A pesar de sus recelos iniciales, y a pesar de la presencia anterior de la mejor amiga de Sarah, Zoe (Tedra Rogers), quien más o menos desaparece de la película, los dos se vuelven cercanos.

Un primer plano de Julia Sarah Stone con un parche en la suave luz azul en Come AwayFoto: IFC

¿Burns capta los espeluznantes matices de su relación? Quizás no del todo; el guión es demasiado ansioso para que Sarah declare irritada y directamente que tiene 18 años, lo que en este contexto parece protestar demasiado. Para cuando la película aborda el aspecto más desconcertante de un giro particular de la segunda mitad de la trama, Burns parece distraído por un tramo final verdaderamente extraño que mueve la historia en varias direcciones a la vez antes de llegar a un insatisfactorio ninguno de los dos. -por encima del final. (En general, es una buena idea evitar entregar posibles giros de la trama a la audiencia a través de mensajes de texto).

Hacerse realidad tiene algunos pasajes escalofriantes, como una secuencia épica de sonambulismo que se siente inquietantemente desvinculada de la realidad. Sin embargo, algunos fragmentos se sienten informados por las escenas de estudio del sueño que se desarrollan con el brillo enfermizo de los monitores: demasiado clínico para los sustos de terror puro, mientras que carece de detalles convincentes de ciencia ficción. Fiel a su estilo, esta es una película impresionantemente onírica: mitad vívida, mitad inexplicable.

Hacerse realidad está disponible para alquiler digital en Amazonas, Vuduy otros servicios.